14.3.07

Leed, leed malditos!


Hay que ver la de periódicos gratuitos que reparten a la salida de la estación de tren, o a la entrada del metro, según lo mires. Como las dos cosas están prácticamente juntas...

Bueno, pues esta mañana he contado los periódicos que puedes leer por el morro, a costa de las empresas que se publicitan en ellos. Cinco. Cinco periódicos que son el 20 minutos, Metro, Qué!, El Micalet y el ADN( o como se llame). Y en los cinco aparecen prácticamente las mismas noticias, algunos barren más para la tierra y regalan pañuelos de falleros para el cuello, pero allá ellos. Mejor que regalen sombreros para la cabeza, porque como siga haciendo este sol...

Y eso de que en España no se lee es una cochina mentira. ¿Quién lo ha dicho? ¿Eh? ¿Eh? Porque no veáis la de gente que se acerca a que le den un periódico de ésos, en los que no se trata nada a profundidad, y repiten las noticas hasta la saciedad. Pero se lee. Y, además, como es gratis, todos sabemos que siendo gratis todo el mundo se apunta a su lectura. Otra cosa es dónde los dejan tirados después de terminar (en el asiento del metro, en una escalera, en una mesa del edificio...), pero esos, además de querer leer por el morro, son unos cochinos y unos ignorantes, además, por no haber aprendido que una papelera se llama así porque sirve para poner dentro el... papel.

¿La foto que he puesto? Es de la estación de Valencia, de los años 30. La calle ha cambiado ligeramente (peazo atascos que se lían en hora punta, tós a querer meterse entre la estación y la plaza de toros) (también están una enfrente de la otra) (los toreros salen ya vestidos del tren para la corrida XD) (de toros, digo) pero la estación está igual, sólo que más decorada, cosas de haberla pintado de amarillo huevo y haber tenido la paciencia -quien lo hiciera, no el que lo encargara- de pintar con naranja y verde los motivos autóctonos que la decoran por todos los sitios (las naranjas, vamos)

Lo que decía: que la gente lee. Hace tiempo -no sé si sigue la cosa- se quiso crear una especie de fomento de la lectura. Dejaban un libro en un sitio, y alguien lo tenía que coger para leerlo. Cuando terminara, lo volvía a dejar en un sitio público para que otro fuera el que lo leyese. Mirad... a mí me da que todos los libros se distrajeron así, por descuido, dentro de la mochila de alguien, y ahora descansarán en algún cajón de sus habitaciones, muerto de risa, y sin haberlo leído. Vale que eran títulos clásicos, como Frankenstein, pero tienen muchas letras, y se leen, que para eso sirven los libros. Pero creo que mucha gente eso no lo pilló.

Y como en los periódicos hablan de los libros que los ingleses se compran y no leen (el de mi Beckham, por ejemplo), pues tengo que decir que el problema no es que la gente no los lean, sino de lo malos que son los autores. ¿Soy menos inculta por decir que me dejé "Por el camino de Swann" porque me resultó indigesto y cansino y lento y...? ¿Y si digo que "El perfume" me duró unas pocas hojas hasta su abandono? No conseguí leer "El señor de los anillos", porque me pareció muy denso. Y de Harry Potter... no me he leído ninguno (tampoco he hecho el intento). Claro que de los libros que he hablado, sólo tengo el primero, pero bueno, entraré en el amplio porcentaje de gente que lee (gratis) el periódico, en el de la gente que compra libros para no leérselos (tengo unos cuantos del Círculo, pero es que no doy abasto) (no me atrevo a pillar una novela ahora, con la de cosas que tengo encima), el de la gente que tiene el Quijote en la estantería y hace años que no lo mira siquiera (yo lo tengo por triplicado, que tiene narices la cosa)... y un sinfín de porcentajes absurdos en los que te meten (o me incluyo) por cuestiones pasajeras, pero como que me da igual.

Así que si véis un periódico gratuito, podéis leerlo sin resquemor, porque ni pica, ni muerde, ni te pega ladillas. Y te da noticias tan impresionantes como que el ex de una ex-mujer de un ex-vicepresidente del gobierno (...¿me seguís?) quiere pedir perdón (a la ex, no al ex-vicepresidente). Ya puedo dormir tranquila esta noche después de noticia semejante.

Porque, al fin de cuentas, qué más se le puede pedir a un periódico gratuito... (y eso, sin hablar de las faltas de ortografía y de tipografía que tienen, para cuatro hojas que son)

Ya, ya sé: me odiarán los de la prensa (se jodan, que lo hagan bien)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

to los que dicen que la gente ya no lee, creo que se quieren referir a los jóvenes que estamos siempre con internet y los videojuegos y nunca leemos...

en realidad tienen razon, pero generalizar es una tonteria, claro que en españa se lee y mucho, lo que quieren es que un chaval de 15 años lea en vez de juegue, cosa mmuy pero que muy complicada, porque un juego divierte mas a esas edades.

Anónimo dijo...

Aunque seguro que hay millones de personas que se ajustan al perfil que acabas de describir te diré que, lo de dejarse el periodico en el asiento del metro o en las bandejas de arriba de los asientos no es por guarros si no porque hay una "ley no escrita" que aconseja que antes de tirarlo y al ser gratuitos es mejor dejarlos en un lugar donde otra persona que haga un viaje como tú pueda leerlo.

Saludos.

Satrustegui dijo...

Esto ultimo de dejar el periódico donde otro pueda cogerlo para leerlo funciona. En mi estación de tram no había de estos y tenía que hacerme con uno en el tram y casi siempre lo conseguía. El año pasado en Bordeaux hicimos un ensayo a propósito de los periódicos gratuitos. Solamente entre los bordeleses había aumentado la lectura diaria en un 50% (con tres periódicos gratis: 20 minutes, Metro, Bordeaux 7). Evidentemente es una forma de conseguir que la gente no se vuelva más tonta con tanto tomate, pero si que se debería hacer un control de la calidad de lo escrito y mejorar un poco el contenido. Pero la idea es buena.
Los libros densos, querida Eufrasia, evidentemente son intratables salvo que tengas ganas de leerlos. Así logré pasarme el Quijote y Cien Años de Soledad... en cambio Crimen y Castigo sigue ahí, esperando su momento de Gloria.
Hala, me voy a leer el 20 minutos!