30.1.08

Conspiración.

Cuando creía que mi vida tomaba cierta normalidad, cuando mis nervios ya no me dan taquicardias ni ataques de ansiedad, cuando mi pelo ya dejó de caerse y recupero mi personalidad, me meten entre ceja y ceja la noticia de que el Tomate, programa televisivo histórico récord de la historia televisiva de las programaciones, deja de emitirse este viernes. Mira que les gusta disgustarme de mala manera, con lo que disfrutaba viendo yo a todos los frikis de la galaxia que tuvieran la suerte de salir en el programa.

O cuando te sacaban a alguien -que no tenías ni idea de quién era, pero era el primo-hermano-sobrino-cuñao de alguien a quien tampoco tenías el placer de conocer- y te lo tragabas igualmente, con siesta de por medio.

O cuando las tragedias de la España Profunda se quedaban en chascarrillos de un bachecillo de nada en nuestra patria, mientras el personaje al que entrevistaban contaba una de sus tragedias que hacía que tus ronquidos llegaran hasta el último piso.

O cuando sacaban una noticia de alguien y te afectaba lo justo para no perder el sueño.

O cuando sacaban una exclusiva que te dejaba tan frita como la siesta que te estabas pegando.

¿Qué sentido tiene mi vida ahora?

Mi alma no se contenta con haberla perdido,
aunque este sea el último dolor que ella me causa
y estos sean los últimos versos que yo le escribo.

Ps: Lo malo de la escritura es que no puedes poner un tono a la hora de reflejar lo que piensas. Pero creo que ha quedado claro. Bastante claro.

Ps2: Esta noche pienso dormir igual.

Ps3: Miedo me da el sustituto.

2 comentarios:

Mentalizada dijo...

Fijo que el sustituto es lo mismo pero con otro nombre, como hacen siempre. Está claro que lo único que se puede hacer a esas horas es ZZZZZZZZZZZZZZZ.... Los que tengan la suerte de estar en casa, claro!

Paul Beaumont dijo...

Este es el punto de inflexion en el que la televisión ibérica se volverá cultural y todo serán fabulosos programas invitándonos a entretenernos con el conocimiento y llevándonos a la reflexión.

(JA!)